Lo avanzamos en septiembre y ahora la aerolínea lo ha oficializado: cancela seis rutas desde Parayas (Frankfurt, Gran Canaria, Lanzarote, Sevilla, Valencia y Palma de Mallorca) y reduce frecuencias con Londres y Milán.

La solución, pasar por caja.

Como en todos los negocios, esto tiene fácil solución: pasar por caja. Si bien es cierto que la estrategia de Ryanair cambió hace unos años, centrándose en aeropuertos principales, la realidad es que ha quedado demostrado que para la irlandesa le es mucho más beneficioso operar en Santander frente a hacerlo en Bilbao o Asturias, aeropuertos que abandonó tras los malos resultados operativos. Como ya comentamos, AENA pretende que el negocio de Ryanair en Santander se desplace totalmente a Bilbao, acción que les reportaría más ingresos por tasas.

Ryanair quiere más dinero por seguir operando en Santander. El nuevo convenio debería superar los 4 millones de euros anuales únicamente para mantener las rutas ya existentes, y en ningún caso se habla de ampliar los destinos.

Los vuelos de bajo coste, asignados a Air Nostrum

Para terminar de rizar el rizo, el ejecutivo de Revilla anunció la pasada semana que tenían solución para volar barato a Madrid. Esa solución, cuyo nombre aún no podían anunciar, no es otra más que Air Nostrum.

Desconocemos cómo pretende el señor Revilla llegar a los 1.25 millones de pasajeros que ha prometido para 2019. Lo que sí es cierto es que estas cancelaciones implican la pérdida de 160.000 pasajeros anuales.

No hay comentarios

Dejar una respuesta