La aerolínea irlandesa no está contenta. Tras la filtración de su convenio de colaboración con el Gobierno de Cantabria, que finaliza este año, Ryanair lanza un órdago: o recibe más dinero o reducirá drásticamente su presencia en Parayas.

Durante estas semanas se han ido cargando los vuelos para la temporada de verano, y por ahora hay novedades: reduce frecuencias con Londres y Milán, a la vez que cancela los vuelos a Frankfurt, Gran Canaria, Lanzarote, Sevilla, Valencia y Palma de Mallorca, pero va más allá: durante la temporada de invierno abandonaría prácticamente al completo sus operaciones desde Santander, dejando únicamente los vuelos a Londres.

Actualmente estos vuelos no se encuentran cargados en su web, cuando sí lo están desde todos los aeropuertos de la red, y el caso de Santander es único. Normalmente, las compañías cargan exactamente los mismos vuelos que la temporada pasada y sobre ellos realizan ajustes. En este caso Ryanair directamente ha cargado una operativa distinta, acción que se realiza cuando los cambios que se plantean son más profundos que unos ajustes de horarios.

Para el aeródromo cántaro esto supondría un descalabro en el número de pasajeros, un descenso de cerca 300.000 pasajeros durante la temporada de verano, que podrían llegar a traducirse a medio millón anualmente.

 

La solución, pasar por caja.

Como en todos los negocios, esto tiene fácil solución: pasar por caja. Si bien es cierto que la estrategia de Ryanair cambió hace unos años, centrándose en aeropuertos principales, la realidad es que ha quedado demostrado que para la irlandesa le es mucho más beneficioso operar en Santander frente a hacerlo en Bilbao o Asturias, aeropuertos que abandonó tras los malos resultados operativos. Como ya comentamos, AENA pretende que el negocio de Ryanair en Santander se desplace totalmente a Bilbao, acción que les reportaría más ingresos por tasas.

Ryanair quiere más dinero por seguir operando en Santander. El nuevo convenio debería superar los 4 millones de euros anuales únicamente para mantener las rutas ya existentes, y en ningún caso se habla de ampliar los destinos.

 

La base en el Norte, en Santiago.

Mientras tanto, Ryanair anunciará en las próximas semanas la apertura de su base en el Norte de España en el aeropuerto de Santiago de Compostela, en donde basará un avión que podrían llegar a ser dos en caso de que las negociaciones avancen favorablemente. Este avión permitirá realizar el primero vuelo entre Santiago y Madrid a las 6 de la mañana, ruta cancelada por Ryanair desde Parayas hace más de dos años.

Sin embargo esta posibilidad no se contempla desde Santander, pues aquí estaríamos hablando de una medida de presión hacia el ejecutivo cántabro, de cara a mejorar la cantidad que percibe del mismo anualmente.

Os iremos informando de cómo avanzan las negociaciones.

No hay comentarios